Miel cruda: qué es y cómo diferenciarla

Miel cruda: qué es y cómo diferenciarla

Hoy te contamos qué es la miel cruda y te mostramos cuáles son sus principales diferencias con respecto a la miel normal o pasteurizada. Además, descubrirás los usos más comunes de este delicioso alimento vivo proveniente de los panales de abeja en su estado más puro y natural.

Qué es la miel cruda

La miel cruda es una sustancia que, tras su elaboración por parte de las abejas a partir del néctar de las flores, se extrae del panal sin llevarse a cabo ninguna transformación posterior. La mayoría de las mieles que se comercializan son pasteurizadas industrialmente como forma de garantizar la destrucción de posibles patógenos y bacterias. Esto hace, en teoría, que el consumo de la miel sea más seguro; pero destruye gran parte de los nutrientes esenciales que se conservan en la miel en estado crudo y que son los responsables directos de las propiedades que posee la miel.

Cómo diferenciarla de la miel normal

A grandes rasgos, podemos afirmar que la mayor diferencia entre la miel cruda y la miel normal es que esta última ha sido sometida a un calentamiento que ronda los 70 ºC de temperatura. Este procedimiento hace que la miel pierda ciertas características que estaban presentes antes de su pasteurización; a continuación, te contamos cuáles son las principales diferencias entre la miel cruda y la miel normal o pasteurizada:

  • La riqueza enzimática y propiedades de la miel cruda permanece intacta, mientras que la miel pasteurizada pierde gran parte de su potencial como alimento bacteriostático.
  • El aroma y sabor de la miel cruda son mucho más intensos que los que presenta la miel normal tras sufrir un calentamiento a altas temperaturas. Además, también podemos encontrarla de diferentes variedades según el néctar a partir de la cual está producida; puede ser de romero, de eucalipto, de azahar
  • La miel pasteurizada suele ser más fluida que la miel pura, permaneciendo en estado líquido por más tiempo y favoreciéndose así la mezcla homogénea entre distintos tipos de mieles.
  • Al contrario de lo que suele suceder con la miel normal, la miel cruda tiende a cristalizarse con el paso del tiempo. No obstante, no toda la miel que se granula es necesariamente miel en estado crudo.

Aún teniendo en cuenta estas diferencias, es importante saber que la miel cruda no puede distinguirse solamente por su aspecto. En muchas ocasiones, se piensa que la miel cruda debe presentar impurezas en su textura y que no puede ser líquida; sin embargo, una miel cruda puede haber sido filtrada para eliminar los restos presentes en el panal y presentarse en estado líquido si se ha cosechado recientemente.

 

Usos más comunes

Los usos más comunes de la miel cruda se basan en los beneficios que aporta su consumo a la salud. Hay quienes deciden consumir miel pura como sustituta del azúcar al mismo tiempo que disfrutan de su profundo sabor y de sus excelente propiedades nutritivas. Es el tipo de miel utilizada para la elaboración de nuestro turrón jijona blando y alicante duro, lo que les da un valor nutritivo y sabor especiales.

Sabiendo esto, su uso en repostería es una de las mejores formas de obtener los beneficios de la miel en todos los aspectos: sabor, aroma y funciones nutricionales. 

Ten en cuenta, que pese a la estigmatización de la miel cruda, esta posee efectos naturales antimicóticos, antibióticos y antibacterianos; por lo que, manteniéndola en un ambiente de conservación adecuado, es realmente difícil que se contamine y que llegue a producir algún efecto perjudicial en el organismo.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.